|   06 noviembre , 2014  |   Por: Lyncott Regresar al blog

Una leche de oro que te librará de todos los resfríos.

Esta leche de oro, llamada así por su tonalidad dorada, es ideal para calmar los síntomas de gripes y resfríos. Además, es excelente para calmar los dolores de garganta y bajar la fiebre leve, sobre todo durante la mañana.

La cúrcuma cuenta con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Esto la convierte en un muy buen remedio natural contra los tumores cancerígenos. La leche, por su parte, contiene altas cantidades de calcio, lo cual fortalece los huesos evitando la aparición de enfermedades óseas como la osteoporosis, la artritis y la artrosis.

Cómo hacer la leche de cúrcuma

Para preparar esta exquisita leche de oro, necesitarás:
2 tazas de leche de soya, de vaca o en su defecto de coco
1 cucharadita pequeña de cúrcuma seca
1 cucharadita pequeña de jengibre seco
1 pizca de pimienta negra molida
Miel para endulzar a gusto

Preparación
Coloca la leche en una cacerola a fuego medio, agrégale la cúrcuma, el jengibre y la pimienta.Mezcla bien y deja que la leche comience a hacer pequeñas burbujas en los bordes del recipiente mientras mezclas bien (el secreto es no dejar que hierva). Retira la preparación del fuego y tapa la olla. Deja que repose durante unos diez minutos y filtra la preparación.
Añádele miel y sírvela caliente. En caso de tener ingredientes frescos, se remplaza el jengibre y la cúrcuma secos por 1,25 centímetros de cada una de estas raíces cortadas en cubitos pequeños.

Como verás, esta fantástica leche contiene una gran cantidad de propiedades medicinales que le brinda la cúrcuma.


Comparte en:

Lo más

nuevo

Más productos

Lyncott®