|   06 noviembre , 2014  |   Por: Lyncott Regresar al blog

Las propiedades medicinales de la brunela.

La brunela es una planta medicinal con múltiples implicaciones terapéuticas, tomada en forma de bebida calma rápidamente los dolores de garganta y las anginas, reduciendo eficazmente la fiebre.

Muy útil en caso de acidez y dolores de estómago, ya que su acción antiespasmódica es muy beneficiosa para aliviar los vómitos y las diarreas. Calma igualmente las hipertensiones y las hemorroides, relajando los vasos sanguíneos.

Se trata de un remedio muy eficaz para tratar buen número de desarreglos del organismo. Concretamente, favorece la micción, gracias a sus virtudes relajantes a nivel de las venas. Esta hierba posee otra serie de facultades terapéuticas, tanto antisépticas sobre las heridas, como para favorecer la cicatrización.

Contiene compuestos ideales para un tratamiento anticancerígeno y antitumoral. Además, muchos principios activos, con taninos y principios amargos, principios resinosos y grasas, esencias saponinas, flavonoides, y vitamina A, C y K.

La brunela presenta hojas y un tallo, puede ser consumida tanto cruda como cocida, en ensalada o en guiso y guisado. De hecho, sus hojas en bebida fría es muy refrescante y sabrosa.

Algunas de sus virtudes terapéuticas es que está indicada para curar infecciones bucales, y amigdalitis. Los gargarismos con esta planta puede curar el dolor de garganta y las irritaciones de la mucosa bucal. También se emplea para tratar algunos tipos de cáncer. En efecto, es capaz de inhibir el crecimiento de células tumorales.

Por otro lado, su agua de cocción se utiliza para curar heridas e infecciones cutáneas, como el acné y el eczema. En este caso, el paciente aplica una compresa de esta planta sobre la herida. También es muy eficaz para detener una hemorragia.

Por último, la brunela es una planta ideal para calmar las migrañas, los dolores musculares y los dolores localizados a nivel de la espalda.


Comparte en:

Lo más

nuevo

Más productos

Lyncott®