|   05 octubre , 2014  |   Por: Lyncott Regresar al blog

Consejos de limpiadores naturales para unos dientes más blancos.

Si quieres sonreír y mostrar unos dientes blancos a toda prueba, te presentamos 3 pastas que se pueden hacer a base de productos naturales, como la miel, la cola de caballo e hinojo. Se trata de una manera sencilla y económica de tener una boca limpia y sana.

La salud bucodental es importante porque cumple funciones especiales para que no solo la boca, sino también otras partes del cuerpo sean saludables. Por eso, es importante mantener siempre unos dientes limpios.

Aunque existen muchas marcas comerciales de pasta que cumplen esta función, también se puede optar por otras hechas a base de productos naturales. Aquí te enseñamos tres opciones.

  1. Pasta a base de miel

Mezcla una cucharadita de miel líquida, otra de magnesio, 20 gotas de aceite de menta piperita, 20 gotas de esencia de anís y 20 gotas de aceite esencial de romero. Una vez mezclados todos estos ingredientes, la pasta dental está lista para utilizarla.

  1. Pasta a base de cola de caballo

Preparar una bebida de cola de caballo (asegúrate de que esté bastante concentrada) en medio vaso de agua. Añadir arcilla blanca o caolín hasta obtener una pasta espesa. Es una planta que ofrece muchas ventajas para combatir las bacterias y los hongos.

  1. Pasta a base de hinojo

Se trata de mezclar dos cucharas soperas de arcilla blanca o de caolín con 25 gotas de aceite esencial de hinojo. También se pueden añadir algunas gotas de manzanilla si se considera necesario.

Con productos naturales se pueden preparar pastas que no solo te ayudarán a mejorar el estado de tu sonrisa, sino que lucharán eficazmente contra todo tipo de bacterias, sacando además provecho de sus efectos tranquilizadores.

Conviene no olvidar que los dientes son muy importantes, porque tienen un papel importante en la digestión. Muelen el alimento para permitirle bajar a lo largo del sistema digestivo, con el fin de ser absorbido correctamente.

Por último, conviene cepillarse los dientes después de cada comida y acudir con cierta frecuencia al dentista para una revisión completa y minuciosa de la boca, dientes y encías.