|   04 octubre , 2014  |   Por: Tecnología Sparklabs Regresar al blog

Beneficios que no conocías de la sal marina para tu piel.

La sal marina está tomando cada vez más fuerza dentro del mundo de la cosmética y los beneficios que tiene para la piel son tan poderosos, podemos ver cómo las cremas, jabones, exfoliantes y hasta spas la incluyen dentro de su

Es así como la sal marina ya no es tomada solo como un ingrediente que debe estar en la cocina, sino que cada día se posiciona como una excelente aliada que brinda beneficios maravillosos para la piel.

Bien sea que compres productos a base de sal marina, vayas a la playa o simplemente cuentes con ella en tu hogar, te decimos qué usos puedes darle para revitalizar la piel.

Exfolia tu piel: Debido a su alto contenido en minerales, es excelente para limpiar la piel, porque absorbe las toxinas e impurezas presentes en ella, deshaciéndose de las células muertas. Con esto lograrás tener una apariencia más limpia e hidratada, además de combatir las arrugas con las exfoliaciones a base de sal marina.

Suaviza tu piel: Gracias a sus propiedades, además de brindarle una limpieza profunda a la piel, también le permite tener una apariencia firme y libre de grasa. La sal marina le devuelve los electrolitos que pudo perder durante el día, lo que hace que no solo se vea más suave y firme, sino también que se revitalice al instante.

Posee beneficios curativos: Tiene propiedades antisépticas las cuales ayudan a limpiar y desinfectar heridas, mejorando y acelerando el proceso de cicatrización en la piel.

Adiós hinchazón: Uno de sus principales beneficios es la capacidad para reducir la hinchazón. Sus propiedades curativas actúan sobre los vasos sanguíneos, que al ser absorbida por la piel mejora la circulación en la sangre y reduce la inflamación. Esto puede ser de gran ayuda si eres de esas personas que sufren de varices o de las conocidas “arañitas” en las piernas.

Exfoliante para el rostro: Para hacer un exfoliante para el rostro necesitarás una cucharadita de sal marina (fina) y tres gotas de aceite con esencia de lavanda. Mézclalos hasta formar una pasta y colócala sobre tu rostro masajeando circularmente. Déjala actuar por unos minutos y luego retírala con agua tibia. Aplica tu crema facial de preferencia para culminar.

Sales de baño: Para disfrutar de ellas al momento de tomar el baño puedes hacer tu propia receta de la siguiente manera: usa dos tazas de sal marina, media taza de aceites esenciales, media taza de bicarbonato de sodio y un envase de vidrio con tapa hermética. Coloca todos los ingredientes dentro del envase de vidrio y deja que los componentes se fusionen de un día para otro. Al momento de tomar el baño, coloca una cuarta parte del contenido del envase en tu tina caliente.

Ahora estarás lista para aprovechar todas las bondades que las sales tienen reservada para ti.