|   06 noviembre , 2014  |   Por: Tecnología Sparklabs Regresar al blog

Pilates, yoga y ciclismo… ¡En el agua!

Suave, relajante y efectivo. El fitness acuático es la opción ideal para quienes están fuera de forma, tienen problemas articulares o sobrepeso y para las que tienen ganas de empezar a hacer deporte pero les asustan las clases.

Un cuerpo sumergido pesa aproximadamente 90% menos y la flotación reduce la tensión en las articulaciones. Además, la temperatura del agua puede bajar el ritmo cardíaco y alterar la percepción de la intensidad del ejercicio, el menor peso favorece los rebotes de los ejercicios y el tiempo en que se ejecutan, la hidratación constante que recibe el cuerpo le resta temperatura y esto permite trabajar sin pausas y con mayor intensidad.

Gracias al efecto de masaje que brinda el agua, luego de una clase, los músculos no duelen tanto como suele suceder con las actividades sobre piso firme. En el medio acuático, las articulaciones están especialmente protegidas y sufren menos impacto, la presión hidrostática facilita el retorno venoso, la circulación y disminuye los edemas. Además, ayudan a mejorar la postura, perder peso y adquirir fuerza muscular.

Aqua-gym: Está indicada para personas con lesiones óseas, musculares, articulares y desde luego, para embarazadas ya que relaja los músculos y favorece la flexibilidad favoreciendo la correcta posición del cuerpo: desde que caminamos al entrar en el agua hasta el momento de salir, en constante lucha por estabilizarse en este medio, se activan los abdominales.

Hidro-Pilates: La técnica está diseñada para mejorar la condición física y mental, desarrollar fuerza, flexibilidad y reducir los síntomas de lesiones con la contención del agua. Son movimientos de estiramiento y sin impacto, que requieren un control preciso de la respiración y los músculos. Su objetivo es incrementar la flexibilidad y fuerza del cuerpo sin aumentar su volumen”, reforzando la zona de la pelvis, los glúteos, el abdomen y la cadera.

Aqua-cycle : Combina las técnicas utilizadas en el ciclismo terrestre pero dentro del agua, con bicicletas especialmente preparadas para ese medio. Este ejercicio permite un trabajo cardiovascular óptimo ya que potencia los pulmones y el corazón. Al mismo tiempo tonifica los músculos de las piernas, el abdomen y los brazos sin riesgo de lesión ya que la flotación que produce el agua elimina la tensión de las articulaciones.

Gimnasia para adultos mayores (GAM)
Está orientada a personas con movilidad reducida y problemas de equilibrio. Es una actividad de muy baja intensidad y se realiza en grupos reducidos que aseguran un seguimiento más personalizado.

Aqua-yoga: La resistencia, la temperatura y la contención que el medio acuático ofrece hacen la diferencia entre realizar las posturas en tierra y en el agua. Con la práctica regular se logra relajarse con mayor facilidad, incrementar el nivel de energía, aliviar dolores de espalda, evitar calambres, mejorar la circulación y al mismo tiempo, disminuir la tensión muscular.