|   04 noviembre , 2014  |   Por: Lyncott Regresar al blog

Belleza con café.

El café además de ser un estupendo aliado para empezar las mañanas llenas de energía, también es uno de los mejores productos naturales que podemos incorporar a nuestra rutina de belleza.

Aquí te decimos cuáles son las propiedades revitalizantes de la cafeína que favorecen el buen aspecto de la piel, ayudando además a eliminar toxinas y grasas entre muchos otros beneficios.

El grano fino del café molido es perfecto para limpiar la piel ya que permite eliminar las células muertas e impurezas que hacen que la dermis esté más áspera al tacto. Para recuperar la suavidad natural de cualquier parte del cuerpo, solo tienes que preparar un exfoliante mezclando 2 tazas de café molido, media taza de azúcar y 3 cucharadas de aceite de oliva o de almendras

Además uno de los mejores productos naturales para la lucha activa contra la celulitis y la grasa localizada. Esto se debe al gran poder de la cafeína que actúa reactivando la circulación sanguínea, disminuyendo la formación de depósitos de grasa y combatiendo la piel de naranja visible en determinadas zonas corporales.Para realizar la loción anticelulítica solo necesitas mezclar media taza de café molido y dos cucharadas de aceite de oliva, y aplicar la pasta resultante ya sea en piernas, abdomen, glúteos, etc.

Si lo que te preocupa es la aparición de arrugas en tu piel también puedes beneficiarte de un tratamiento natural con café muy efectivo. Al ser una gran fuente de antioxidantes, protege la piel ante la acción de los radicales libres, que son los responsables de acelerar el envejecimiento de los tejidos y la mantiene joven llena de vida. Elabora una mascarilla a base de café en polvo, miel y clara de huevo, aplícala sobre el cutis y deja que la piel la absorba durante 20 minutos. Finaliza aclarando con abundante agua tibia.

Tu rostro luce apagado y fatigado por culpa de las ojeras, has probado de todo y no consigues deshacerte de estas antiestéticas manchas oscuras, te recomendamos un truquito con café muy sencillo y espectacular para atenuarlas. Prepara un café y cuando esté bien frío, empapa en él unos discos de algodón. Solo tendrás que colocar los algodones sobre los ojos y dejarlos reposar durante 15 minutos, esto reactivará la circulación y descongestionará la zona