Crema de Poro y Queso Manchego Lyncott®

Llena tu mesa de sabor con nuestra crema de poro y queso manchego, una receta llena de sabor, saludable y , sobre todo, tan fácil de preparar que la tendrás lista en solo unos momentos.

Ingredientes

  • 2 tazas de queso manchego Lyncott®, rallado
  • 1 taza de leche evaporada
  • 2 tazas de caldo vegetal
  • 1 poro
  • 3 cucharadas de mantequilla Lyncott®
  • 1 cucharadita de sal de ajo
  • 1 cucharadita de pimienta blanca
  • 4 rebanadas de pan de centeno

Preparación

  1. Rebana la parte blanca del poro en rebanadas de ½ cm de ancho.
  2. Pon tu sartén a fuego medio y agrega una cucharada de mantequilla, una vez que esté derretida agrega el poro. Saltea por dos minutos y agrega la sal de ajo, mezcla bien y retira del fuego.
  3. Vierte el poro salteado en tu licuadora y agrega una taza de caldo vegetal. Licúa hasta integrar completamente.
  4. Vierte en una olla mediana, agrega la taza de caldo vegetal restante y las dos tazas de queso manchego, mezcla bien. Agrega la leche evaporada y mezcla con movimientos envolventes hasta que el queso esté completamente disuelto. Condimenta con sal y pimienta blanca. Cuece hasta que suelte hervor.
  5. Pon un sartén a fuego medio-alto y vierte en ella una cucharada de mantequilla. Una vez derretida, agrega las rebanadas de pan de centeno y dora por ambos lados.

Sirve un cucharón de la crema de poro y queso manchego en cada plato, pon una rebanada de pan de centeno y espolvorea un poco de queso manchego o queso parmesando Lyncott® rallado si prefieres un poco más de sabor para compartir con tus seres queridos.

Síguenos en FacebookYouTube e Instagram donde encontrarás muchas más recetas saludables y fáciles de preparar, como esta y recuerda que en Lyncott® llevamos a tu mesa queso crema Neufchâtel y productos lácteos auténticamente Premium, elaborados con 100% leche de vaca.

Dauphinoise de Queso Manchego y Tocino

Lleva la cocina francesa a tu mesa con esta deliciosa receta gratinada con queso manchego Lyncott®, con la cual podrás consentir a tus seres queridos.

INGREDIENTES

100 g de Mantequilla Lyncott®

500 mL de Leche entera Lyncott®

300 mL de Crema para Batir Lyncott®

2 Dientes de Ajo, Molidos

1 Cucharadita de Aceite Vegetal

200 g de Tocino en Rebanadas Gruesas, cortado en cuadritos

900 g de Papa en rebanadas delgadas

50 g de Queso Cheddar, rallado

50 g de Queso Parmesano Lyncott®, rallado

50 g de Queso Manchego Lyncott®, en cubitos pequeños

PREPARACIÓN

  1. Precalienta el horno a 160° C
  2. Engrasa una bandeja para hornear de aproximadamente 20 X 30 cm. con mantequilla.
  3. En una sartén grande, vierte la leche entera y la crema para batir. Añade el ajo e incorpora, vierte las papas y cocina hasta que suelte hervor. Remueve del fuego y deja enfriar, lo que permitirá que los sabores de la crema y el ajo infusionen completamente las papas.
  4. En una sartén vierte un poco de aceite vegetal. Calienta a fuego medio y sofríe el tocino por 10 minutos aproximadamente o hasta que esté dorado por fuera pero suave.
  5. Con una espátula o espumadera acomoda las papas en la bandeja, hasta cubrir completamente la superficie de la bandeja. Baña con un poco de la crema en la que cociste las papas, un poco de queso cheddar, parmesano y algunos cubitos de queso manchego. Espolvorea un poco de tocino y repite el proceso hasta que hayas utilizado todas las papas. Vierte la crema restante y cubre con queso, reservando un poco de tocino para más adelante.
  6. Cubre con papel aluminio y hornea por 1 hora.
  7. Remueve el papel aluminio y vuelve a hornear por 30 minutos, hasta que las papas estén completamente cocidas. Para saberlo puedes introducir un palillo o cuchillo, debe de penetrar suavemente.
  8. Vierte el tocino restante sobre las papas y hornea por 5 minutos más. Puedes agregar un poco más de queso manchego para gratinar. Sirve y disfruta con tu familia.

Síguenos en Facebook e Instagram donde encontrarás muchas más recetas saludables y fáciles de preparar, como esta y recuerda que en Lyncott® llevamos a tu mesa Queso Manchego y productos lácteos de calidad Premium, elaborados con 100% leche de vaca.

Ravioles Caseros de Espinaca y Queso Mozzarella Lyncott®

Sorprende a tu familia con el sabor de Italia en tu mesa, preparando unos deliciosos ravioles caseros con todo el sabor del queso mozzarella Lyncott® y tu ingrediente secreto: amor.

Para preparar esta receta fácil de ravioles necesitarás:

INGREDIENTES

PARA EL RELLENO

  • 60 g de espinaca en julianas
  • 50 g de queso mozzarella Lyncott®, rallado
  • 10 champiñones
  • 1 cebolla blanca, finamente picada
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • 1 pizca de nuez moscada
  • Sal y pimienta al gusto

PARA LA PASTA DE LOS RAVIOLES

  • 500 g de harina
  • 3 huevos
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 pizca de sal
  • 1 taza de Agua Tibia

PARA FINALIZAR

PREPARACIÓN

RELLENO DE RAVIOLES

  1. Pica finamente seis champiñones. En una sartén mediana vierte el aceite de oliva y sofríe la cebolla hasta que caramelizar. Agrega los champiñones y la espinaca y saltea por unos minutos. Ten cuidado de no mover agresivamente para no maltratar la espinaca.
  2. Agrega el queso mozzarella Lyncott® y la nuez moscada e integra. Deja que el relleno se enfríe a temperatura ambiente y aparta.

PASTA DE RAVIOLES

¿Cómo Preparar Ravioles Caseros?

  1. Forma una corona con la harina, en el centro agrega los huevos, el aceite y la sal. Amasa lentamente hasta integrar los ingredientes por completo. El resultado debe de ser una masa consistente, para ello tendrás que amasar repetidamente dando golpes suaves a la masa. Te aconsejamos usar un poco de agua tibia para durante el amasado para obtener la textura deseada.
  2. Envuelve la masa en plástico auto adherente y deja reposar de 15 a 20 minutos en el refrigerador.
  3. Una vez que la masa haya reposado, amasa por cinco minutos más y divide la masa en dos partes iguales. Estira la primera parte con un rodillo, hasta formar una base delgada, 2mm de espesor aproximadamente. Repite esta operación con la otra parte de la masa. Es muy importante que cuides el grosor de la pasta, ya que de quedar muy gruesa no te quedarán bien, y si son muy delgados se abrirán durante la cocción.
  4. Con una cucharita coloca el relleno, en la primera base de pasta, hazlo con bastante separación entre ellas, hasta acabar con el relleno, o con la pasta.
  5. Moja los bordes de cada bolita de relleno con un poco de agua tibia, y el espacio entre ellas. Tapa con la masa reservada, presionando ligeramente con los dedos el espacio entre ellas, para que la masa se pegue. Procura que no quede demasiado aire entre cada raviol, ya que esto puede hacer que se abran al momento de cocción.Ravioles Caseros Lyncott
  6. Corta con un cuchillo o con un corta-pastas cada raviol. Separa cada pieza y presiona los bordes con un tenedor. Si gustas, vuelve a presionar los bordes con un cuchillo para asegurarte de que estén bien cerrados. Reserva los ravioles hasta el momento de hervir.
  7. Cuece la pasta en agua hirviendo por aproximadamente 5 minutos. La mejor forma de saber si la pasta está cocida es probarla, sobre todo los bordes, ya que si estos están bien cocidos, toda la pieza lo estará.

PARA FINALIZAR

  1. Rebana los cuatro champiñones restantes. En la sartén en la que preparaste el relleno, pon una cucharadita de mantequilla Lyncott, y saltea los champiñones hasta que tengan un color ligeramente dorado.
  2. Agrega la otra cucharadita de mantequilla Lyncott, agrega los ravioles y saltea por unos instantes.
  3. Sirve y disfruta con un poco más de queso mozzarella Lyncott rallado, agregando al momento de servir.

Síguenos en Facebook e Instagram, donde encontrarás muchas recetas y consejos saludables como este y recuerda que en Lyncott® llevamos a tu mesa queso cottage y productos lácteos de calidad Premium, elaborados con 100% leche de vaca.

Pollo Parmesano Lyncott®

Una de las recetas clásicas que no puede faltar en tu mesa… Con el increíble sabor del queso parmesano Lyncott. Esta es una receta fácil de preparar con la que puedes deleitar a tu familia sin invertir mucho tiempo. Tu sazón, de la mano de queso parmesano Lyncott son la garantía de que este platillo hará de la hora de la comida un viaje entre el amor de tu hogar y un viaje culinario inimaginable. queso parmesano Lyncott, el cual lleva a tu mesa todo el sabor de la cocina italiana y está preparado con los más altos estándares de calidad.

INGREDIENTES

PARA LAS PECHUGAS DE POLLO

  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de romero fresco, finamente picado
  • 1 cucharadita de tomillo fresco, finamente picado
  • 1 cucharadita de perejil fresco, finamente picado
  • Ocho pechugas de pollo pequeñas (80 a 100 g aproximadamente).
  • 1 ½ taza de salsa de jitomate simple -aquí mismo te compartimos la receta
  • ½ taza de queso mozzarella Lyncott®, rallado
  • 16 cucharaditas de queso parmesano Lyncott®, rallado
  • 2cucharadas de mantequilla Lyncott®
  • Sal y pimienta al gusto

PARA LA SALSA SIMPLE DE JITOMATE

  • ½ taza de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cebolla blanca pequeña, finamente picada
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 1 tallo de apio, picado
  • 1 zanahoria, picada
  • 750 g de puré de jitomate natural
  • 4 a 6 hojas de albahaca fresca
  • 2 hojas secas de laurel
  • Sal y pimienta al gusto

PREPARACIÓN

SALSA SIMPLE DE JITOMATE

  1. Calienta la media taza de aceite de oliva en una olla grande, a fuego medio. Añade el ajo y la cebolla y saltea hasta cristalizar. Añade el apio, la zanahoria y salpimenta al gusto. Saltea con cuidado hasta que todos los vegetales estén suaves, por 5 minutos, aproximadamente.
  2. Incorpora el puré natural de jitomate, las hojas de albahaca y laurel, tapa y deja hervir a fuego lento por 1 hora, aproximadamente o hasta que la salsa tenga una consistencia espesa. Remueve las hojas de laurel y revisa la sazón. En caso de que la salsa aún tenga un sabor muy ácido, añade una cucharada de mantequilla Lyncott® y mueve hasta que esté completamente incorporada. Repite el proceso una vez más si es necesario.
  3. Vierte la mitad del contenido de la olla en el procesador de alimentos y procesa hasta que tenga una consistencia suave. Haz lo mismo con la otra mitad.

PECHUGAS DE POLLO

  1. Precalienta el horno a 260 °C
  2. En un bol pequeño, mezcla las 3 cucharadas de aceite de oliva con el romero, el tomillo y el perejil, añade sal y pimienta al gusto y deja reposar un minuto.
  3. con una brocha, barniza las pechugas de pollo por ambos lados con el aceite infusionado en hierbas que acabas de preparar.
  4. Precalienta una sartén grande para horno, en la estufa, a fuego alto. Pon en ella las pechugas de pollo y cocina hasta que adquieran un color dorado, (aproximadamente por dos minutos por lado). Remueve la sartén del fuego.
  5. Cucharea la salsa simple de jitomate sobre cada una de las pechugas, espolvorea sobre cada una de ellas una cucharada de queso mozzarella Lyncott rallado y dos cucharadas de queso parmesano Lyncott, pon un poco de mantequilla sobre el pollo para finalizar y hornea hasta que el queso se derrita y el pollo esté bien cocido -de 3 a 5 minutos, aproximadamente.

Puedes servir sobre una cama de pasta recién preparada, para tener un platillo más completo.

Síguenos en Facebook, donde encontrarás muchas más recetas saludables y fáciles de preparar, como esta y recuerda que en Lyncott® llevamos a tu mesa queso parmesano y productos lácteos de calidad Premium, elaborados con 100% leche de vaca.

Bolitas de Coliflor y Queso Mozzarella Lyncott®

¿Hora del antojo y no sabes qué preparar? Te compartimos esta deliciosa y nutritiva receta en la que el queso Mozzarella Lyncott® llena de sabor este increíble bocadillo que además es muy fácil de preparar.

Como descubrirás, esta receta es una variación a los famosos tots de papa, los cuales son un acompañamiento perfecto aunque no muy nutritivo. No obstante, esta receta es horneada en vez de ser frita y está realizada a base de coliflor, la cual tiene un alto contenido en potasio, calcio, complejo B y ácido fólico; estos beneficios, sumados a los minerales, nutrientes y el gran sabor del queso mozzarella Lyncott®, los hacen perfectos como bocadillo, entrada o acompañamiento de tus platillos favoritos.

INGREDIENTES

  • 2 Tazas de Coliflor perfectamente lavada
  • 1 huevo
  • ¼ taza de pimiento rojo, finamente picado
  • ½ taza de queso mozzarella Lyncott® rallado
  • ⅛ taza de queso parmesano Lyncott® rallado
  • ¼ taza de Panko (lo puedes sustituir con pan molido sin gluten)
  • ¼ taza de cilantro fresco finamente picado
  • Spray para cocinar
  • Sal y pimienta al gusto

PREPARACIÓN

  1. Precalienta el horno a 190° C y pon spray para cocinar en una charola para hornear. Mientras se pre-calienta el horno, cocina la coliflor al vapor hasta que se encuentre tierna. Una vez cocida la coliflor, ponla en un procesador de alimentos y pulsa hasta obtener un rallado grueso.
  2. Vierte la coliflor en un bol grande. Añade el huevo, el pimiento rojo el queso mozzarella Lyncott® rallado, el queso parmesano Lyncott® rallado, el panko, y el cilantro picado. Mezcla lentamente para que no se batan los ingredientes, hasta que queden completamente incorporados.
  3. Forma croquetas pequeñas, de forma ovalada o esférica y acomódalas en la charola para hornear con una separación aproximada de un dedo.
  4. Hornea por 10 minutos, después voltea las piezas para que se horneen del otro lado. Hornea por 10 minutos más, hasta que tengan un color dorado.

Deja enfriar y disfruta con tu familia.

Síguenos en Facebook, donde encontrarás muchas más recetas de bocadillos saludables, como esta y recuerda que en Lyncott® llevamos a tu mesa queso mozzarella y productos lácteos de calidad Premium, elaborados con 100% leche de vaca.

5 Tips para Pasar un San Valentín Saludable

Dulces, postres y cenas románticas. San Valentín es la fecha en la que celebramos con nuestros seres queridos el hecho de que sean parte de nuestras vidas, sin embargo, las celebraciones y regalos pueden no ser muy beneficiosos para nuestra salud… Y no hablemos de la dieta. No obstante, en Lyncott® nos ocupamos tanto por tu salud y bienestar, como por el de tu familia, por lo que –como cada semana- traemos a ti consejos de salud que te ayudarán a cuidar de los tuyos, sin dejar de disfrutar de lo más importante, tu bienestar. Así que, sin más, a continuación te presentamos los 5 tips para pasar un san Valentín saludable, con tus seres queridos:

1. EVITA REGALAR DULCES O CHOCOLATES

5 Tips para San Valentín

Sabemos que son un clásico de San Valentín, de hecho existe toda una industria que gira en torno a este tema. Sin embargo, si a tu pareja o tus seres queridos les encantan los detalles dulces, te recomendamos pedir o elaborar una deliciosa canasta de fruta, o por qué no, elaborar un postre saludable con el cual llegar al alma.

2. PREPARA LA CENA

5 Tips para San Valentín

No hay mejor forma de demostrarle que le quieres que preparando una deliciosa cena romántica. Mantén ese momento entre ustedes y de paso te evitarás listas de espera o lugares abarrotados de gente; esto además del beneficio de preparar todo con los ingredientes de la mejor calidad y como a ti y tú ser querido les gusta. ¿No tienes idea de qué preparar? No te preocupes, lo tenemos  cubierto.

3. HAZ DEL ROJO TÚ COLOR

5 Tips para San Valentín

Ya sea que salgas a un restaurante o que prepares la cena, recuerda que el rojo es el color de San Valentín, y el secreto saludable. Fresas, cerezas, arándanos, jitomate, pimiento rojo, cebolla roja… Ingredientes perfectos para esa cena romántica que además están llenos de vitaminas y antioxidantes.

4. UNA NOTA LLENA DE SABOR PARA FINALIZAR

5 Tips para San Valentín

¿Y si en vez de postre pides un plato de quesos? Hay estudios que demuestran que el queso es de gran beneficio para nuestra salud, acompaña de una copa de vino, frutos secos y nueces, para cerrar la cena de San Valentín con mucho sabor.

5. NO TE LIMITES POR COMPLETO

5 Tips para San Valentín

El 14 de febrero es una fecha para compartir, reír, y saborear cada momento con las personas que amamos. Una porción de postre o chocolate no va a afectar del todo tu dieta, de hecho puede ser saludable, con moderación. Lo importante es que disfrutes y vivas momentos únicos.

En Lyncott® encontrarás consejos de salud, además de recetas saludables y fáciles de preparar para compartir con tu familia.

Síguenos en Facebook, donde encontrarás muchas más recetas y recuerda que en Lyncott® llevamos a tu mesa queso cottage y productos lácteos de calidad Premium, elaborados con 100% leche de vaca.

¿Es Saludable Comer Queso y Yogur?

Recientemente se han puesto de moda las dietas libres de lácteos, sin embargo existen muchos estudios que sustentan los beneficios del consumo regular de queso y yogur, ayudándonos a tener una vida más saludable. Un estudio realizado por la Universitat Rovira i Virgili en colaboración con 23 grupos de investigación en España demostró que el consumir lácteos fermentados cuando se sigue una dieta balanceada y saludable tiene beneficios cardiovasculares.

¿Comer Queso y Yogur es Saludable?

Los autores de este estudio se dieron cuenta de que aquellas personas que consumían lácteos fermentados de manera habitual, especialmente yogur; además de mantener una dieta alta en consumo de frutas, verduras, hortalizas, productos integrales, frutos secos y pescados, además de incluir en su dieta diaria aproximadamente 50g de queso, tanto fresco (queso cottage, panela, etc.) como quesos maduros (manchego, mozzarella, gouda etc.), esas personas tenían un menor riesgo de tener  hipertrigliceridemia –que es la concentración de triglicéridos en la sangre y está relacionada con varios padecimientos cardiacos- , además de que contribuye a mantener los niveles de colesterol HDL –colesterol bueno.

¿Incluir lácteos en la dieta es saludable?

Tanto el yogur como los quesos frescos y maduros son alimentos con una matriz de nutrientes que los hacen únicos, caracterizados por tener un alto contenido de proteína de alta calidad, calcio de fácil absorción para nuestro organismo, minerales, vitaminas y bacterias que son de gran beneficio para la salud.

Los resultados de este estudio demostraron que las personas que consumen quesos frescos, quesos maduros y yogur, tienen una dieta de mejor calidad. Así como menor riesgo de padecer enfermedades relacionadas con un alto contenido de colesterol en la sangre.

En Lyncott® encontrarás consejos de salud, además de recetas saludables y fáciles de preparar para compartir con tu familia.

Síguenos en Facebook, donde encontrarás muchas más recetas como esta y recuerda que en Lyncott® llevamos a tu mesa queso, yogur y productos lácteos de calidad Premium, elaborados con 100% leche de vaca.

Calabacitas al Gratín con Queso Manchego Lyncott®

Esta semana traemos para ti una deliciosa receta vegetariana en la que el toque final lo pone el queso manchego Lyncott.  Esta es una receta de plato fuerte que simplemente dejará impresionada a tu familia y la cual, en tus manos, estamos seguros de que podrá convertirse en una gran alternativa a las carnes a la hora de la comida o la cena.

Queso Manchego Lyncott

INGREDIENTES: (6 Porciones)

3 cucharadas de Mantequilla Lyncott®
1 taza de pan molido para empanizar
2 cucharaditas de perejil fresco finamente picado
½ cucharadita de tomillo seco
3 calabacitas largas
2 jitomates
2 papas peladas
Sal y pimienta al gusto
3 cucharadas de aceite de oliva
250g Queso Manchego Lyncott® rallado

PREPARACIÓN:

  1. Precalienta el horno a 200°C
  2. Derrite las tres cucharadas de mantequilla en una sartén, agrega el pan molido y sofríelo hasta que esté dorado.
  3. Incorpora las dos cucharadas de perejil y la ½ cucharadita de tomillo, mezcla bien y reserva.
  4. Rebana las calabacitas, los jitomates y las papas, intenta hacer las rebanadas delgadas, 0.5 cm aproximadamente.
  5. Acomoda los vegetales alternados en capas y salpimentando a tu gusto en un refractario para hornear. Te recomendamos acomodar los vegetales de la siguiente forma: una cama de calabaza, una cama de jitomate y una capa de papa al final. Repite este paso hasta terminar con las calabazas y baña con el aceite de oliva.
  6. Cubre el refractario con papel aluminio y hornea a 200°C durante 40 minutos.
  7. Retira el papel aluminio. Espolvorea el queso manchego Lyncott rallado y el pan molido que habías reservado al inicio de la preparación.
  8. Hornea a 200°C durante 10 minutos o hasta que el queso se haya derretido.
  9. Sirve y Disfruta.

Disfruta de este delicioso platillo, con la consistencia y el sabor del queso manchego Lyncott® y recuerda seguirnos en Facebook para encontrar más recetas saludables que deleitarán a los paladares más exigentes.

Recuerda que en Lyncott encontrarás productos lácteos de calidad, con los que tus platillos se convertirán en verdaderas obras de arte.

 

¿Para Qué Sirve el Magnesio en Nuestra Dieta?

BENEFICIOS NUTRICIONALES DE LOS PRODUCTOS LÁCTEOS LYNCOTT

Seguro te ha pasado que de pronto lees o escuchas que se habla de nutrientes de los que no tienes una mínima idea. Las redes y los medios de pronto se inundan con información de un producto o nutriente que está de moda y realmente no sabemos qué tan cierta sea la información o cuáles son los beneficios, sin exagerar, del mismo. Para despejar algunas de tus dudas, y con el fin de que conozcas un poco más de los nutrientes que puedes encontrar en los productos lácteos Lyncott, como lo es el Magnesio, fundamental en tu dieta y el cual seguro no habías considerado.

Lyncott, productos lácteos

MAGNESIO
Este es el único elemento que permite la asimilación del Calcio, Fósforo y de las Vitaminas en el organismo tanto de seres humanos como de animales. Es por esto por lo que el déficit en nuestro organismo de este elemento promueve padecimientos como la osteoporosis y la gestación de algunos tipos de cáncer.

Es uno de los minerales más abundantes en el planeta, y de la misma forma, su presencia es considerable en nuestras células, en las cuales juega un papel importante en diversas funciones como lo son la transferencia de energía y el metabolismo de proteínas, carbohidratos y grasas. Asimismo, el Magnesio ayuda a mantener las funciones normales de las membranas celulares, una presión sanguínea baja y a alterar la resistencia vascular periférica.

Uno de sus papeles más importantes es el ser un elemento clave para la transmisión de los impulsos eléctricos del sistema nervioso al resto del cuerpo. Es por esta razón que este mineral influye en la capacidad de tu organismo para combatir el estrés, la ansiedad y la depresión, teniendo un rol importante en nuestro estado de ánimo.
El papel de este mineral es tan importante en el cuerpo humano, que cualquier anomalía en los niveles de Magnesio puede causar problemas en el funcionamiento de los distintos sistemas, incluyendo el cardiovascular.

Ahora, seguro querrás saber en qué alimentos encuentras este mineral, para asegurarte de incluirlo en tu dieta diaria.

Magnesio

-Semillas: las semillas de girasol, ajonjolí y pepitas son ricas en Magnesio, aportando hasta un 48% de la ingesta diaria recomendada por taza.
-Fruta: La papaya y las frambuesas, jitomate, toronja, fresas y sandía, estas son las frutas con mayor contenido de este mineral
-Productos Lácteos: El Magnesio está presente en la leche y distintos productos derivados de la misma, pero sobre todo en los quesos maduros, como lo son el queso mozarela, manchego y parmesano, los cuales aportan una mayor cantidad de este mineral.
-Aguacate: Además de ser ricos en Magnesio, los aguacates son ricos en Potasio
-Pescados Grasos: Los pescados como el salmón y el verdel son una rica fuente de este mineral.

Asegúrate de tener una dieta balanceada y recuerda que en Lyncott encontrarás productos lácteos de calidad Premium que deleitarán a tu familia.

Síguenos en Facebook, donde publicamos más consejos para una vida saludable, además de deliciosas recetas para ti y tu familia.

Pechugas de Pollo en Salsa de Parmesano Lyncott®

Dos de los ingredientes favoritos de chicos y grandes, se unen en una deliciosa receta que complacerá el paladar de toda tu familia, con el toque de la crema para batir Lyncott. Un platillo que, con tu sazón, seguro se ganará el corazón de tu familia además de convertirse en el favorito a la hora de la comida.

Además de ser exquisita, esta receta es fácil de preparar y no te llevará mucho tiempo, por lo que es ideal para consentir a la familia cualquier día de la semana, además de que no necesitas ser un experto en la cocina para sacarle provecho.

Por si fuera poco, la crema para batir Lyncott hace que la salsa de queso tenga un sabor y textura increíbles.

 

INGREDIENTES: (4 Porciones)

  • 4 pechugas de pollo (sin hueso y sin piel)
  • Sal y pimienta (al gusto)
  • 2 cucharaditas de Mantequilla Lyncott®

PARA LA SALSA:

  • 1 cebolla chica (picada finamente)
  • 2 cucharadas de Mantequilla Lyncott®
  • 2 taza de Crema para Batir Lyncott®
  • ½ taza de queso parmesano (rallado)

 

PREPARACIÓN:

  1.  Añade sal y pimienta al gusto a las pechugas al gusto.
  2. En un sartén a fuego medio, derrite la mantequilla y cocina las pechugas, de cada lado, durante cinco minutos aproximadamente.
  3.  Retira el pollo de la sartén y reserva en un refractario tapado.
  4. En la misma sartén, derrite la mantequilla y acitronar la cebolla a fuego lento, hasta que se encuentre suave.
  5.  Agrega la crema para batir y coce durante ocho minutos, revolviendo constantemente.
  6. Retirar del fuego y agrega el queso parmesano.
  7. Baña el pollo con la salsa y sirve.

El acompañamiento perfecto de esta receta es una pasta ligera o arroz, y puedes servirla con una guarnición de verduras cocidas y unas rebanadas de pan tostado.

Prepara esta receta y descubre el nuevo platillo favorito de tu familia, con el sabor y calidad de la crema para batir Lyncott.

Síguenos en Facebook, donde encontrarás deliciosas recetas saludables y fáciles de preparar. Y recuerda que en Lyncott® encontrarás productos lácteos de calidad premium elaborados 100% con leche de vaca.