|   05 noviembre , 2014  |   Por: Lyncott Regresar al blog

Tips para cenar que no conocías y te sorprenderán.

Hay ciertos alimentos que si los comes en la noche en realidad pueden acelerar tu progreso hacia el logro de tus objetivos de fitness.

Sucede que las personas son generalmente menos activas durante la noche, lo que significa que queman menos calorías. Además, parece que la cena es cuando las personas podrían estar en mayor riesgo de consumir más calorías de lo necesario.

Por ello, comer por la noche no es malo en las circunstancias adecuadas. El problema es la costumbre de comer comida chatarra. Si te encuentras comiendo inconscientemente bocadillos tarde en la noche, entonces sí, frenar las calorías nocturnas es importante.

Aquí te decimos algunos consejos para comer por la noche que pueden ayudarte a perder peso y mejorar tu rendimiento en el gimnasio.

  1. Cena de bajo índice glicémico

Para comenzar el día con el pie derecho no sólo se necesita una buena noche de sueño. En realidad comienza antes, en la cena. Lo que comes en la cena puede afectar a cómo tu cuerpo responde a lo que comes en el desayuno a la mañana siguiente.

Las personas que comen una cena de bajo índice glicémico la noche anterior, son capaces de regular mejor su azúcar en la sangre después del desayuno a la mañana siguiente, es importante no solo para mejorar la pérdida de peso, sino también para tu salud en general.

Por eso trata de emparejar carbohidratos de bajo índice glucémico (lentejas, frijoles negros o tu verdura favorita) con una proteína magra (pechuga de pollo, carne de res o salmón).

  1. No todos los carbohidratos se convierten en grasa

El ejercicio es la actividad en tu vida que tiene el mayor efecto en la forma en que tu cuerpo procesa y metaboliza los alimentos. Cuando haces ejercicio, tu cuerpo cambia lo que hace con la comida que le das. Estos cambios principalmente enfocan los nutrientes en la recuperación, lo que significa que después del ejercicio los músculos absorberán más carbohidratos.

Pero aun así, muchas personas se abstienen de comer carbohidratos en la noche por miedo a que se almacenen en forma de grasa, incluso después de hacer ejercicio.

Come hidratos de carbono, como boniatos y plátanos, para recargar los depósitos de energía de tus músculos y que estén listos para cuando vayas a entrenar de nuevo.

  1. Controla el hambre con carbohidratos

La capacidad de controlar el hambre es una estrategia clave en el éxito de pérdida de peso a largo plazo. Así que, como tu meta diaria de calorías es menor cuando estás a dieta, en lugar de separar una pequeña cantidad de hidratos de carbono a través de varias comidas, podría beneficiarte concentrarlos durante la cena.

  1. Las proteínas ayudan a desarrollar músculo mientras duermes

Un mito acerca de comer antes de acostarse es que no digieres la comida mientras estás durmiendo. Mientras duermes, tu cuerpo no deja de trabajar: el corazón está bombeando sangre, los pulmones están pasando aire. Comer de forma estratégica antes de ir a la cama puede ayudarte a optimizar el desarrollo de tus músculos.

Las proteínas consumidas inmediatamente antes de irse a la cama ayudan al crecimiento muscular, la reparación y el mantenimiento durante la recuperación la noche después de entrenar. Para acelerar la recuperación de tus sesiones de ejercicio, bebe un batido de proteína o un tazón de yogur griego antes de ir a dormir por la noche.

Se trata de elegir qué, y no de evitar la cena, ya que cenar puede tener beneficios sorprendentes para tu salud.