|   05 abril , 2014  |   Por: Lyncott Regresar al blog

Oxígenoterápia para cuidar la piel.

Es una de las últimas tendencias en tratamientos y productos faciales. Veamos de qué se trata y de qué sirve.

Los tratamientos faciales de oxígeno se pusieron de moda hace unos años gracias a celebridades, quienes juraron que su piel parecía como nueva luego de aplicado, ideal para no tener defectos en el rostro.

Se ofrece una mezcla de oxígeno hiperbárico u oxígeno puro a una presión elevada mezclado con crema hidratante, antioxidantes y vitaminas, aplicado mediante un aerógrafo.

Es un tratamiento que ayuda a rellenar la piel, disminuye la aparición de arrugas y aumenta la circulación. Es bueno si quieres luchar contra los signos del envejecimiento y a su vez, si deseas combatir los efectos del acné y de la rosácea, dejando la piel perfecta para luego ser maquillada.

Pero, como todo tratamiento, requiere de sesiones periódicas para mantener los beneficios. En un principio se deben hacer sesiones una vez por semana durante seis semanas y luego regresar una vez al mes para hacer un mantenimiento.

Las compañías de cosmética están incorporando el oxígeno a sus productos como un ingrediente más para el cuidado de la piel. Hoy en día, se pueden acceder a los maravillosos beneficios del oxígeno a través de cremas, sueros, jabones, máscaras y maquillajes.

Los resultados: piel iluminada, hidratada, resplandeciente, fresca y radiante.

Sin duda, hay que aprovechar los beneficios del oxígeno en la piel sin tener que gastar tanto dinero en un tratamiento de spa. Lo bueno es que en la intimidad de tu casa podrás usar el producto que más te convenga. ¡Anímate!