Albóndigas de Cordero con Queso Feta Lyncott®

Albóndigas, un platillo que seguramente no falta en tu mesa y que seguramente le encanta a tu familia. El día de hoy tenemos para tí una forma de prepararlas que te encantará: sobre un espejo de salsa de pimiento verde y acompañada de un cremoso de queso feta. Suena complicado, pero es súper sencilla de preparar.

INGREDIENTES

  • 500g de carne molida de cordero
  • 200g de queso feta Lyncott®
  • 300g de jocoque
  • 6 pimientos verdes
  • 100g de cilantro, picado finamente
  • 100g de perejil, picado finamente
  • 50g de menta fresca, picada finamente
  • Pimienta blanca, al gusto
  • Sal y pimiento al gusto

PREPARACIÓN

1.Precalienta tu horno a 200 °C, coloca los pimientos en una charola y hornea hasta que se dore bien la corteza, retira y coloca en una bolsa de plástico para que suden y puedas retirar su piel fácilmente.

2.Retira la piel junto con la semillas y desvena los pimientos. Licúa hasta obtener una salsa tersa, sal pimentamos.

3.Coloca la carne de cordero en un bol y agrega cilantro, perejil y la menta. Forma las albóndigas y sazona con sal y pimienta blanca

4.sella las albóndigas con un poco de aceite y las colocamos en una recipiente o charola que pueda meterse al horno.

5.Hornea las albóndigas a 180 °C por 7 min.

6.Bate el jocoque y el queso feta hasta obtener una consistencia cremosa, si llegara a estar muy seco agrega un poco de agua y deja batir hasta que este uniforme. Coloca la mezcla en una manga.

7.Retira las albóndigas del horno.

Para servir, vierte un espejo de la salsa de pimiento sobre cada plato, acomoda las albóndigas sobre esta y decora con el cremoso de queso feta.

Prepara este delicioso platillo con todo el sabor y nutrición de Lyncott® y comparte con tu familia esta receta auténtica.

Síguenos en FacebookYouTube e Instagram donde encontrarás muchas más recetas saludables y fáciles de preparar, como esta y recuerda que en Lyncott® llevamos a tu mesa crema para batir y productos lácteos auténticamente Premium, elaborados con 100% leche de vaca.

Hummus Griego con Queso Feta Lyncott®

Queso Feta, un delicioso ingrediente con el cual podrás preparar esta variación de la receta tradicional de Humus, la cual es ideal para disfrutar mientras ves tu serie favorita, a la hora de juego de los niños o mientras tu familia disfruta de sus deportes favoritos. Llévala como un snack y comparte su nutritivo sabor con tu familia.

INGREDIENTES

  • 1 lata de 400g de garbanzo
  • 1/3 taza de tahini (mantequilla de ajonjolí)
  • ½ taza de queso feta Lyncott® en trocitos
  • 3 cucharaditas de aceite de oliva extra virgen
  • 3 cucharaditas de jugo de limón
  • 3 cucharadas de agua
  • 2 cucharaditas de eneldo fresco
  • 1 diente de ajo
  • ½ taza de pepino en cubitos
  • ½ taza de jitomate cherry cortado en cuartos
  • ¼ taza de aceitunas Kalamata sin semilla, finamente picadas
  • Sal y pimienta al gusto
  • Pan pita

PREPARACIÓN

Deshecha el líquido de la lata de garbanzos

  1. En un procesador de alimentos vierte el contenido de la lata de garbanzos, el tahini, ¼ de taza de queso feta Lyncott®, las 3 cucharaditas de aceite de oliva, las 2 cucharaditas de jugo de limón, el diente de ajo y las tres cucharadas de agua. Procesa, hasta que la mezcla tenga una textura suave y sea homogénea. Añade sal y pimienta al gusto y procesa nuevamente por unos segundos.
  2. Mezcla los pepinos, los jitomates, las aceitunas y el ¼ de queso feta Lyncott que no empleaste para la mezcla anterior. Sazona con sal y pimienta.
  3. Transfiere la mezcla a un refractario no muy hondo, Vierte encima el contenido de la mezcla de peino y jitomate que elaboramos en el paso anterior. Rocía un poco de aceite de oliva y jugo de limón.

Puedes disfrutar de esta receta de humus con pan pita, verduras frescas o como un delicioso untable.

Síguenos en Facebook, donde encontrarás muchas más recetas como esta y recuerda que en Lyncott® llevamos a tu mesa Queso Feta y productos lácteos de calidad Premium, elaborados con 100% leche de vaca.

Queso Feta: 5 Razones para Incluirlo en tu Dieta

El queso es un delicioso producto que sin duda no falta en tu mesa, sin embargo, existen condiciones de salud pueden hacernos dudar si debemos incluirlo en nuestra dieta. El queso, así como muchos alimentos, debe ser consumido con moderación y a menos de que tu médico te prescriba lo contrario, no deberías eliminarlo de tu dieta, sobre todo aquellos quesos que tienen beneficio para nuestra salud, como el queso feta.

Una fuente de proteínas, vitamina B12, calcio, fósforo y riboflavina con deliciosa textura suave y con un gusto a nuez ligeramente salado. En definitiva, es el complemento perfecto para ensaladas y platillos por su gran aporte nutricional y su sabor.

Empecemos por la Letra A

El queso feta es una gran fuente de vitamina A

El queso feta es una gran fuente de vitamina A, una vitamina fundamental para mejorar tu sistema inmune, la formación y mantenimiento de tejido blando y óseo, membranas y sobre todo para mantener una piel sana. La grasa de este queso ayuda a que nuestro cuerpo absorba con facilidad la vitamina A de la que es rico.

Rico en Vitamina B6 e Histidina

El queso feta es rico en vitamina B6, así como en histidina

La vitamina B6 es muy importante, ya que nos ayuda a transformar los alimentos en energía, así como metabolizar bien las grasas y proteínas; además de ser una vitamina esencial para nuestra piel, ojos e hígado. El queso feta es rico en vitamina B6, así como en histidina, la cual es un aminoácido esencial que nuestro cuerpo no produce, por lo que debemos obtenerla de nuestra dieta. Estos dos elementos se combinan para formar la inflamación que nuestro cuerpo genera en respuesta a lesiones y enfermedades. Estas inflamaciones son absolutamente necesarias para defendernos de enfermedades y sanar.

C de Calcio

Como muchos productos lácteos, el queso feta es rico en Calcio

Como muchos productos lácteos, el queso feta es rico en Calcio, un mineral que no solo nos ayuda para la salud de nuestros huesos, a la coagulación, nuestro tejido muscular y sistema nervioso. Por lo que no puede hacer falta en tu dieta, y qué forma más deliciosa de hacerlo que a través de este delicioso producto.

Alto Contenido de Proteínas

. El queso feta tiene un alto contenido de proteínas

Las proteínas son necesarias para nuestro cuerpo ya que, reparan las células y le ayudan a tener un sistema inmune saludable ya que actúan como enzimas y anticuerpos. Además, de que las proteínas de origen animal ayudan a reducir el riesgo de diabetes tipo 2 ya que tienen un efecto positivo en las secreciones de insulina. El queso feta tiene un alto contenido de proteínas, aproximadamente 4g por porción de 28g de queso.

Ideal para Quienes no Pueden Digerir Bien la Leche de Vaca.

Puedes comer queso feta si eres intolerante a la lactosa

Mucha gente que no puede digerir bien los derivados de leche de vaca se ve obligada a renunciar al queso; sin embargo, el queso feta puede ayudarte a disfrutar de este producto sin sentirte mal, ya que se elabora con leche de cabra y oveja, las cuales son más fáciles de digerir.

Síguenos en FacebookYouTube e Instagram donde encontrarás muchas más consejos de salud, como este y recuerda que en Lyncott® llevamos a tu mesa queso feta y productos lácteos auténticamente Premium, elaborados con 100% leche de vaca.