Cocinar para Crear Vínculos Familiares

“La mesa es un lugar muy importante para establecer vínculos y para enriquecer”, explica Patricia de la Fuente, directora de Servicios Educativos para el Desarrollo Infantil (SEDI), quien cree que cocinar se convierte en una de las grandes posibilidades de la convivencia tan estrecha que, aunque de manera obligatoria en algunos casos, se da en estos días de cuarentena.

Preparar alimentos y comer en el hogar es ya una actividad de fortalecimiento familiar, “es un espacio adecuado para la interacción y la comunicación efectiva, donde podemos expresar preocupaciones, logros y sumar en la vida de nuestros seres queridos. Los niños y jóvenes nos pueden dar un punto de vista más equilibrado y creativo para resolver las situaciones del día a día. La comida es más que ingerir alimentos, se impone como un lugar de encuentro social que fomenta la confianza y estrecha los lazos familiares”, explica Nayeli Camps, Directora de Recursos Humanos de Lyncott.

Asimismo, la creatividad para desarrollar actividades en el día a día supone un gran reto; sin embargo, establecer el hábito de cocinar en familia rompe la monotonía y cultiva en los hijos un sentido de responsabilidad y sana convivencia.

Las familias, como unidades básicas de la sociedad, son el lugar privilegiado para la educación, el lugar de crecimiento. En este núcleo encontramos seguridad y uno de los vínculos afectivos más poderosos. Así que es también el lugar donde podemos desarrollar actividades lúdicas y divertidas entre todos los miembros.

“No obstante, esta actividad debe realizarse de forma adecuada, sin forzar a nadie a realizar tareas que no les satisfagan, ya que esto rompería la armonía que buscamos crear. Por eso es necesario analizar primero qué es lo que nos gusta hacer o qué es lo que disfrutamos de las diferentes fases del cocinado”, aclara Patricia.

Unos prefieren planear el menú, otros participan en la elaboración, a otros les gusta ser ayudantes de cocina y probablemente alguien preferirá llevar la batuta para coordinar la actividad. De acuerdo con la especialista en educación, en la medida en que haya armonía y no forcemos la asignación de tareas ni vayamos en contra de las tendencias naturales de cada persona, entonces sí se reforzará el vínculo familiar.

“Aunque a todos nos gusta comer, no a todos nos place participar en la elaboración de la comida. Si los miembros de la familia que no tienen esta tendencia observan a alguien que disfruta mucho hacerlo, eso invitará al resto a ser partícipes de la actividad”, explica De la Fuente.

Por su parte, Ana María Castanedo, maestra en psicología clínica por la UNAM y especialista en terapia familiar y de pareja por el Instituto de la Familia A.C (IFAC), recomienda lograr un balance entre las actividades en familia y el tiempo individual de cada uno.

Beneficios de cocinar para los niños

Beneficios de cocinar para los niños

Por otro lado, las especialistas creen que cocinar en familia tiene beneficios claros para el desarrollo infantil.

“Cuando el infante se siente parte de una experiencia enriquecedora como cocinar y capaz de hacer algo se refuerza su autoestima”, comenta Patricia. La contribución de un niño o niña, no necesariamente implica un riesgo, ya que puede ayudar a realizar tareas como extraer los alimentos de una bolsa o lavar utensilios.

En ese sentido, Maribel Medina, licenciada en psicología, maestra en inclusión educativa por la Universidad de Salamanca y terapeuta de aprendizaje y emocional resalta: “ahora que no tenemos tan limitado el tiempo podemos involucrar más a los niños. Por ejemplo, elegir el sabor del agua del día, recoger o poner la mesa, los suma a la actividad”.

Estas tareas además contribuyen con su desarrollo psicomotriz, incluso en los más pequeños, desde los 2 años, así como en la adquisición de habilidades y conocimientos en campos muy diversos como pueden ser las matemáticas, la nutrición o la ciencia.

De igual manera, esta actividad permite desarrollar habilidades sociales, aprender a poner atención y estimula el lenguaje de los niños. Finalmente, preparar los alimentos, cocinarlos y presentarlos fomenta la creatividad, tanto en niños como en adultos.

En términos generales, las especialistas creen que es importante establecer reglas de convivencia para que la persona que ensucie, limpie; o la que tire, recoja y guarde. La cocina es un buen medio para convivir, involucrarse y compartir responsabilidades dentro del hogar.

Síguenos en FacebookYouTube e Instagram donde encontrarás muchas más recetas saludables y fáciles de preparar en familia y recuerda que en Lyncott® llevamos a tu mesa productos lácteos auténticamente Premium, elaborados con 100% leche de vaca.

Comparte esta receta en: