PIZZA DE SARTÉN CON MEZCLA DE QUESOS LYNCOTT®

Prueba con tus seres queridos una pizza que además de ser deliciosa, la podrás preparar en casa de la mano de tus seres queridos. Cocinar en familia además de ser divertido te puede ayudar que tus hijos descubran habilidades y gustos únicos. Comparte estos momentos con esta deliciosa receta fácil de pizza de sartén, preparada con nuestra mezcla California de quesos, un producto nutritivo que le dará gran sabor a tu pizza. Para prepararla necesitarás:

INGREDIENTES

  • 150g de harina
  • 100 mL de agua
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharada de levadura en polvo
  • 4 cucharadas de salsa de tomate
  • Mezcla California de Queso Lyncott®, al gusto
  • 80g de salami
  • Aceitunas negras en rebanadas, al gusto
  • 1 cucharadita de orégano seco, en polvo
  • Sal al gusto
  • Una sartén de acero o teflón con tapa (en caso de que no tengas la tapa puedes utilizar papel aluminio)

PREPARACIÓN

  1. En un bol mediano, vierte la harina. La levadura y la sal y mezcla bien. Una vez que estén bien mezclados, haz un hueco en el centro y en este vierte el agua y el aceite de oliva; mezcla hasta obtener una masa ligeramente pegajosa.
  2. Enharina tu superficie de trabajo o una superficie plana en tu cocina, pon sobre esta la masa y amasa por dos minutos hasta conseguir una textura elástica y que la masa pierda su textura pegajosa. Al conseguir esta textura, haz una bolita con la masa, ponla en un bol y tapa con un paño de cocina. Deja reposar por 10 minutos.
  3. Pasados los 10 minutos la masa debió duplicar su volumen. Regrésala a tu mesa de trabajo y estira con un rodillo, procurando formar un círculo del diámetro de la sartén que emplearás.
  4. Pon tu sartén a calentar a fuego medio-alto y vierte en este un chorrito de aceite de oliva, esparciendo en toda la superficie.
  5. Traslada la masa al sartén con cuidado para no romperla y ajusta al tamaño del sartén, procurando que quede pareja en cuanto a su grosor.
  6. Vierte la salsa de tomate sobre la masa, esparciendo con el dorso de una cuchara para untar toda la superficie de forma pareja.
  7. Agrega la mezcla California de queso, a tu gusto y sobre esta agrega el salami y las aceitunas negras. Puedes agregar un poco más de queso encima si lo deseas. Espolvorea con orégano seco, baja la flama un poco y tapa. Deja cocer por cinco minutos.
  8. Verifica que la masa esté bien cocida y retira del fuego. Deja reposar por un par de minutos y comparte con tus seres queridos.

Síguenos en FacebookYouTube e Instagram donde encontrarás muchas más recetas saludables y fáciles de preparar, como esta y recuerda que en Lyncott® llevamos a tu mesa queso cottage reducido en grasa y productos lácteos auténticamente Premium, elaborados con 100% leche de vaca.

¿El Queso es Bueno Para Tu Salud?

Cottage, manchego, feta o mozzarella, el queso es delicioso y es un ingrediente que no puede faltar en nuestras mesas. No obstante, hemos encontrado en redes sociales y otros medios artículos que demeritan el valor nutricional de los productos lácteos, lo cual nos hace preguntarnos si deberíamos o no seguir incluyendo estos deliciosos productos.

Y, seamos sinceros, quién de nosotros no disfruta el sabor y textura que el queso provee a nuestros platillos favoritos. Así que cuando hablamos de la posibilidad de eliminar el queso de nuestra dieta… Realmente sentimos que nuestras comidas y bocadillos nunca serán iguales. Para nuestra suerte, The Lancet realizó un estudio en el que demuestra no solo la importancia del queso en nuestra dieta, sino que debería ser un poco más que un ingrediente ocasional en nuestra dieta.

En este estudio se examinaron los hábitos alimenticios de más de 130,000 personas, de 21 países y se encontró que consumir al menos dos porciones de productos lácteos al día, –incluyendo queso, evidentemente- reduce el riesgo de infartos, así como reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Teniendo en cuenta los resultados arrojados por este estudio, nos dan ganas de comer más queso, sin embargo, como todo en una dieta saludable, esto debe de ser en medida. Lo que nos lleva a la pregunta ¿Cuánto queso deberíamos comer? Una porción de queso es de 30 g –aproximadamente el tamaño de una caja de cerillos- lo cual nos dice mucho de cómo disfrutar al máximo de nuestro lácteo favorito, sin tener que únicamente apegarnos a las variaciones que tienen un bajo contenido de grasa.

SUS BENEFICIOS

Además de lo anterior, a continuación listamos los beneficios nutricionales de algunos quesos, para que conozcas más y no lo pienses dos veces antes de incluirlos en tu dieta diaria:

QUESO FETA

Una deliciosa inclusión en ensaladas, rica en calcio y con un bajo contenido en grasa (21%)que también puedes disfrutar como botana.

QUESO DE CABRA

Con un contenido similar en grasa que queso feta, aunque con menos sodio y con un sabor intenso que te invita a utilizarlo tanto como un spread, así como un acompañamiento para ensaladas.

QUESO CREMA

Delicioso ingrediente que puedes disfrutar en muchas recetas y de distintas formas, postres, pastas y platos fuertes. Con únicamente un 35% de grasa –menos en las variaciones light- y aproximadamente un cuarto de proteína de los quesos maduros.

QUESO COTTAGE

Uno de los quesos más ricos en nutrientes, de textura suave y con 16g de proteína por cada media taza, además de calcio, magnesio, vitamina B12 y mucho más. Una porción de queso cottage al día es una forma genial de incluir nutrientes esenciales con un bajo contenido de calorías.

Síguenos en Facebook e Instagram, donde encontrarás muchas recetas y consejos saludables como este y recuerda que en Lyncott® llevamos a tu mesa queso cottage y productos lácteos de calidad Premium, elaborados con 100% leche de vaca.