Albóndigas de Cordero con Queso Feta Lyncott®

Albóndigas, un platillo que seguramente no falta en tu mesa y que seguramente le encanta a tu familia. El día de hoy tenemos para tí una forma de prepararlas que te encantará: sobre un espejo de salsa de pimiento verde y acompañada de un cremoso de queso feta. Suena complicado, pero es súper sencilla de preparar.

INGREDIENTES

  • 500g de carne molida de cordero
  • 200g de queso feta Lyncott®
  • 300g de jocoque
  • 6 pimientos verdes
  • 100g de cilantro, picado finamente
  • 100g de perejil, picado finamente
  • 50g de menta fresca, picada finamente
  • Pimienta blanca, al gusto
  • Sal y pimiento al gusto

PREPARACIÓN

1.Precalienta tu horno a 200 °C, coloca los pimientos en una charola y hornea hasta que se dore bien la corteza, retira y coloca en una bolsa de plástico para que suden y puedas retirar su piel fácilmente.

2.Retira la piel junto con la semillas y desvena los pimientos. Licúa hasta obtener una salsa tersa, sal pimentamos.

3.Coloca la carne de cordero en un bol y agrega cilantro, perejil y la menta. Forma las albóndigas y sazona con sal y pimienta blanca

4.sella las albóndigas con un poco de aceite y las colocamos en una recipiente o charola que pueda meterse al horno.

5.Hornea las albóndigas a 180 °C por 7 min.

6.Bate el jocoque y el queso feta hasta obtener una consistencia cremosa, si llegara a estar muy seco agrega un poco de agua y deja batir hasta que este uniforme. Coloca la mezcla en una manga.

7.Retira las albóndigas del horno.

Para servir, vierte un espejo de la salsa de pimiento sobre cada plato, acomoda las albóndigas sobre esta y decora con el cremoso de queso feta.

Prepara este delicioso platillo con todo el sabor y nutrición de Lyncott® y comparte con tu familia esta receta auténtica.

Síguenos en FacebookYouTube e Instagram donde encontrarás muchas más recetas saludables y fáciles de preparar, como esta y recuerda que en Lyncott® llevamos a tu mesa crema para batir y productos lácteos auténticamente Premium, elaborados con 100% leche de vaca.

Pollo Parmesano Lyncott®

Una de las recetas clásicas que no puede faltar en tu mesa… Con el increíble sabor del queso parmesano Lyncott. Esta es una receta fácil de preparar con la que puedes deleitar a tu familia sin invertir mucho tiempo. Tu sazón, de la mano de queso parmesano Lyncott son la garantía de que este platillo hará de la hora de la comida un viaje entre el amor de tu hogar y un viaje culinario inimaginable. queso parmesano Lyncott, el cual lleva a tu mesa todo el sabor de la cocina italiana y está preparado con los más altos estándares de calidad.

INGREDIENTES

PARA LAS PECHUGAS DE POLLO

  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de romero fresco, finamente picado
  • 1 cucharadita de tomillo fresco, finamente picado
  • 1 cucharadita de perejil fresco, finamente picado
  • Ocho pechugas de pollo pequeñas (80 a 100 g aproximadamente).
  • 1 ½ taza de salsa de jitomate simple -aquí mismo te compartimos la receta
  • ½ taza de queso mozzarella Lyncott®, rallado
  • 16 cucharaditas de queso parmesano Lyncott®, rallado
  • 2cucharadas de mantequilla Lyncott®
  • Sal y pimienta al gusto

PARA LA SALSA SIMPLE DE JITOMATE

  • ½ taza de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cebolla blanca pequeña, finamente picada
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 1 tallo de apio, picado
  • 1 zanahoria, picada
  • 750 g de puré de jitomate natural
  • 4 a 6 hojas de albahaca fresca
  • 2 hojas secas de laurel
  • Sal y pimienta al gusto

PREPARACIÓN

SALSA SIMPLE DE JITOMATE

  1. Calienta la media taza de aceite de oliva en una olla grande, a fuego medio. Añade el ajo y la cebolla y saltea hasta cristalizar. Añade el apio, la zanahoria y salpimenta al gusto. Saltea con cuidado hasta que todos los vegetales estén suaves, por 5 minutos, aproximadamente.
  2. Incorpora el puré natural de jitomate, las hojas de albahaca y laurel, tapa y deja hervir a fuego lento por 1 hora, aproximadamente o hasta que la salsa tenga una consistencia espesa. Remueve las hojas de laurel y revisa la sazón. En caso de que la salsa aún tenga un sabor muy ácido, añade una cucharada de mantequilla Lyncott® y mueve hasta que esté completamente incorporada. Repite el proceso una vez más si es necesario.
  3. Vierte la mitad del contenido de la olla en el procesador de alimentos y procesa hasta que tenga una consistencia suave. Haz lo mismo con la otra mitad.

PECHUGAS DE POLLO

  1. Precalienta el horno a 260 °C
  2. En un bol pequeño, mezcla las 3 cucharadas de aceite de oliva con el romero, el tomillo y el perejil, añade sal y pimienta al gusto y deja reposar un minuto.
  3. con una brocha, barniza las pechugas de pollo por ambos lados con el aceite infusionado en hierbas que acabas de preparar.
  4. Precalienta una sartén grande para horno, en la estufa, a fuego alto. Pon en ella las pechugas de pollo y cocina hasta que adquieran un color dorado, (aproximadamente por dos minutos por lado). Remueve la sartén del fuego.
  5. Cucharea la salsa simple de jitomate sobre cada una de las pechugas, espolvorea sobre cada una de ellas una cucharada de queso mozzarella Lyncott rallado y dos cucharadas de queso parmesano Lyncott, pon un poco de mantequilla sobre el pollo para finalizar y hornea hasta que el queso se derrita y el pollo esté bien cocido -de 3 a 5 minutos, aproximadamente.

Puedes servir sobre una cama de pasta recién preparada, para tener un platillo más completo.

Síguenos en Facebook, donde encontrarás muchas más recetas saludables y fáciles de preparar, como esta y recuerda que en Lyncott® llevamos a tu mesa queso parmesano y productos lácteos de calidad Premium, elaborados con 100% leche de vaca.

Pechugas de Pollo en Salsa de Parmesano Lyncott®

Dos de los ingredientes favoritos de chicos y grandes, se unen en una deliciosa receta que complacerá el paladar de toda tu familia, con el toque de la crema para batir Lyncott. Un platillo que, con tu sazón, seguro se ganará el corazón de tu familia además de convertirse en el favorito a la hora de la comida.

Además de ser exquisita, esta receta es fácil de preparar y no te llevará mucho tiempo, por lo que es ideal para consentir a la familia cualquier día de la semana, además de que no necesitas ser un experto en la cocina para sacarle provecho.

Por si fuera poco, la crema para batir Lyncott hace que la salsa de queso tenga un sabor y textura increíbles.

 

INGREDIENTES: (4 Porciones)

  • 4 pechugas de pollo (sin hueso y sin piel)
  • Sal y pimienta (al gusto)
  • 2 cucharaditas de Mantequilla Lyncott®

PARA LA SALSA:

  • 1 cebolla chica (picada finamente)
  • 2 cucharadas de Mantequilla Lyncott®
  • 2 taza de Crema para Batir Lyncott®
  • ½ taza de queso parmesano (rallado)

 

PREPARACIÓN:

  1.  Añade sal y pimienta al gusto a las pechugas al gusto.
  2. En un sartén a fuego medio, derrite la mantequilla y cocina las pechugas, de cada lado, durante cinco minutos aproximadamente.
  3.  Retira el pollo de la sartén y reserva en un refractario tapado.
  4. En la misma sartén, derrite la mantequilla y acitronar la cebolla a fuego lento, hasta que se encuentre suave.
  5.  Agrega la crema para batir y coce durante ocho minutos, revolviendo constantemente.
  6. Retirar del fuego y agrega el queso parmesano.
  7. Baña el pollo con la salsa y sirve.

El acompañamiento perfecto de esta receta es una pasta ligera o arroz, y puedes servirla con una guarnición de verduras cocidas y unas rebanadas de pan tostado.

Prepara esta receta y descubre el nuevo platillo favorito de tu familia, con el sabor y calidad de la crema para batir Lyncott.

Síguenos en Facebook, donde encontrarás deliciosas recetas saludables y fáciles de preparar. Y recuerda que en Lyncott® encontrarás productos lácteos de calidad premium elaborados 100% con leche de vaca.